Un aerogenerador es un dispositivo que convierte la energía cinética del viento en energía eléctrica. Sus palas giran entre 13 y 20 revoluciones por minuto, según su tecnología,  a una velocidad constante o bien a velocidad variable, donde la velocidad del rotor varía en función de la velocidad del viento para alcanzar una mayor eficiencia.

La vida media de un aerogenerador es de entorno a 25 años. La rápida evolución de la tecnología del viento ha propiciado el aumento de la durabilidad de los aerogeneradores.

¿Cómo produce energía un aerogenerador?

  • Orientación automática: Se orienta automáticamente para aprovechar al máximo la energía cinética del viento, a partir de los datos registrados por la veleta y anemómetro que incorpora en la parte superior.
  • Giro de las palas: Comienzan a moverse con velocidades de viento de unos 3,5 m/s y proporcionan la máxima potencia con unos 11 m/s. Con vientos muy fuertes (25 m/s) las palas se colocan en bandera y el aerogenerador se frena para evitar tensiones excesivas.
  • Multiplicación: El rotor (conjunto de tres palas engarzadas en el buje) hace girar un eje lento conectado a una multiplicadora que eleva la velocidad de giro desde unas 13 a unas 1.500 revoluciones por minuto.
  • Generación: La multiplicadora, a través del eje rápido, transfiere su energía al generador acoplado, que produce electricidad.
  • Evacuación: La energía generada es conducida por el interior de la torre hasta la base y, desde allí, por línea subterránea hasta la subestación, donde se eleva su tensión para inyectarla a la red eléctrica y distribuirla a los puntos de consumo.
  • Monitorización: Todas la funciones críticas del aerogenerador están monitorizadas y se supervisan desde la subestación y el centro de control, para detectar y resolver cualquier incidencia.
singlepost-ic By Grupo Stier singlepost-ic Category: blog , Curiosidades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *